Quienes trabajamos en prevención de riesgos laborales solemos tratar con empleados extremadamente eficientes. Estos trabajadores, que pueden parecerte una bendición, se convierten en un problema para tu empresa si no les permites descansar en condiciones.

La relación entre el sobre esfuerzo y los accidentes laborales

El sobre esfuerzo es la causa más común de accidentes laborales en España. Y es que llevar el cuerpo o la mente al límite tiene un precio. Se calcula que a lo largo de 2017, casi 200.000 trabajadores sufrieron accidentes de trabajo por haberse esforzado más de la cuenta. Esto implica que en torno al 38 % de los accidentes en el puesto de trabajo se producen cuando el empleado ya no puede más.

Si cuentas con alguno de estos estajanovistas en tu plantilla, habrás comprobado que en los momentos críticos se muestran menos atentos, más torpes o menos precisos.

Las consecuencias de sobrepasar los límites del cuerpo

La mayoría de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales derivadas de un sobre esfuerzo tienen carácter físico. Suelen ser lesiones musculares u óseas al desplazar cargas excesivas, o dolencias en los tendones y nervios por movimientos repetitivos y mecánicos.

También son frecuentes las lesiones derivadas de una exposición excesiva a factores adversos. Por ejemplo, son muy comunes las lesiones auditivas por estar sometido a niveles de ruido excesivos, o los problemas articulares por falta de higiene en la postura mantenida en el tiempo.

Por último, también existe un gran número de lesiones psicológicas relacionadas con el esfuerzo intensivo.

La causa del problema

Una de las dificultades que
tenemos los técnicos de PRL a la hora de tratar este problema es que empresarios
y trabajadores son muy dados a retar a la fatiga
. Mientras como empresario
puedes beneficiarte de una producción más intensiva, como trabajador te
aseguras de tener al patrón contento, garantizando tu continuidad en la
empresa.

Sin embargo, esto es así hasta que un desliz provoca el accidente. Los costes
empresariales y sociales de este tipo de excesos son muy elevados, y si eres el
lesionado podrías perder la vida o quedar marcado de por vida.

La solución: prevenir

Como técnicos de prevención de riesgos laborales en Melilla,  nuestro consejo a los empresarios que nos consultan es siempre el mismo. Estar atento a los signos de la fatiga, no fuerces a tus trabajadores por encima de sus posibilidades y garantiza un descanso adecuado. Si necesitas que te ayudemos a atajar este problema, solo tienes que contactar con nosotros.